Mar del Plata

Ideal para disfrutar usted y su familia.

Playas Varese – Del Torreón – La Perla

Pasando el Torreón del Monje, nos encontramos con un pequeño ámbito resguardado por un espigón que crea un espejo de agua ideal para prácticas deportivas, enmarcado además por el hermoso paseo Jesús de Galindez, se trata de las playas de Varese y del Cabo Corrientes, donde el ambiente familiar se conjuga con el deportivo.
La Perla es uno de los más tradicionales sectores playeros de la ciudad, cómodamente ubicadas y de fácil acceso, cuentan con gran cantidad de balnearios. Destacándose el complejo formado por cuatro balnearios con servicios integrales. Agregándose, para esta temporada, una nueva playa orientada a las actividades náuticas.

Distancia desde el hotel

  • Playa Varese / 4 cuadras
  • Playa del torreón / 3 cuadras

 

Loma Stella Maris – Güemes – Barrios Tradicionales

Los barrios Stella Maris, Los Troncos – Playa Grande y Divino Rostro son los más tradicionales de Mar del Plata, diferenciados por la arquitectura sólida de sus residencias en las que predominan los materiales nobles como la piedra y la madera, y los techos de teja. El buen gusto también se manifiesta en los parques y jardines con profusión de árboles, arbustos y flores, otro de sus rasgos tan característicos.
Un poco más alejados, vale la pena conocer el barrio Pinos de Anchorena y la Casa del Puente, paradigma mundial de la arquitectura moderna, que perteneció al compositor Alberto Williams.

Puerto – Playa Grande – Torreón del monje

El puerto y su gente son emblemáticos de Mar del Plata, así como los lobos marinos, las gaviotas, las lanchas pesqueras, las redes, las nasas y los exquisitos platos marineros. Constituye, entonces, uno de los paseos obligados de quien visita la ciudad.
Del mismo modo, es siempre una buena idea un paseo por la Avenida Juan B. Justo, por la “aventura” de comprar, en sus numerosísimos locales comerciales, prendas tejidas, camperas, ropa infantil y de surf e indumentaria deportiva de buena calidad y con diseños exclusivos, característicos de estos productos marplatenses.
Por la costa, volviendo al centro, las arenas de las Playas Grande y Varese alternan con las moles pétreas de las sierras de Tandilia que se pierden en el mar. Por eso, los paseos pueden ser al nivel del mar o en lo alto del acantilado.
El Torreón del Monje en Punta Piedras, al pie de la loma de Stella Maris, con su aspecto de antigua fortaleza, recrea la leyenda que lo inmortaliza.

Punta Mogotes – Alfar – Playas del Sur

Paisajes marinos, urbanos y rurales con sus contrastes hacen único a este paseo. En el itinerario costero con rumbo sur, las anchas playas de suave declive trocan más adelante por otras rodeadas de espesa vegetación (después del Faro), para devenir luego en pequeñas al pie de acantilados.
Cada playa dio nacimiento a un barrio que lleva su nombre, ubicado justo frente a ella.
Con sus particularidades, representan una forma diferente de vivir Mar del Plata.
Entre las urbanizaciones, el campo continúa dando sus productos en esta zona del partido de General Pueyrredon, donde se cultiva trigo, girasol, maíz y soja, se produce miel, y se crían caballos pura sangre de carrera, entre otras actividades economicas.
La Ruta 11 serpentea siguiendo la línea de la costa, separada de ella por bosquecitos ideales para tomar mate y hacer un asado mirando el mar. Las vistas panorámicas son innumerables a lo largo de todo el recorrido.

Pesca Recreativa

Mar del Plata cuenta con una vasta variedad de especies, ámbitos, modalidades y artes de pesca. Con carnada, mosca, trolling o spinning ofrece a los amantes de ese deporte la posibilidad de regocijarse con el encanto de un paisaje marino, en una ciudad imponente y dentro de un marco serrano.

Con la reconocida riqueza íctica del mar argentino el pescador disfrutará apleno la práctica de su deporte favorito.

 

Golf

Para los amantes del golf, los campos de Mar del Plata le ofrecen la posibilidad de jugar frente al mar, en un quebrado paisaje serrano o en el corazón de una añeja arboleda que tiñe la vista de verdes tonalidades.

El golfista tiene la posibilidad de jugar cada día en una cancha de distintas características, lo cual hace sumamente atractivo el desafío para el aficionado más exigente. Complementa estos campos, otra cancha de estilo escocés ubicada en la vecina ciudad de Miramar, a 40 Km por la Ruta 11 hacia el sur.